Loguito

SosSexo » Ponte como quieras!» ¿Por qué el hombre utiliza varias posturas?
»
Posiciones sexuales (Penetración vaginal) » Mujer encima del Hombre » Hombre penetrando por detrás » Hombre encima de la mujer » Coito lateral » Coito sentado »Coito de pie
»
Embarazo: Posiciones durante el embarazo.
»
Posiciones Avanzadas »Tipos de penetración

Anatomia
Conociendonos
Consejos
Historia del sexo
Sexo & Salud
Técnica & Estilo


VISITA NUESTRO SITIO AMIGO: El Pene en Info-Pene.com

Tamaņo del Pene

Alargamiento del Pene

La Masturbacion

Posiciones Sexuales

Eyaculacion Precoz

Problemas del Pene

Sexo Oral

Sexo Anal

Faq:

»¿Una mala postura se asocia con dolor?
»
¿Hay alguna que represente riesgo?
»
¿Hay alguna posición preferida para el hombre y para la mujer?
»
¿Existe la postura ideal?

 

Hombre penetrando por detrás

En casi todas las culturas a esta postura se le denomina con un nombre de animal. En China, "coito del tigre que salta"; en el norte de Africa, "cópula del caballo" y en Rusia "a la manera del cangrejo". Esta muy extendida en pueblos de la india y Africa.

Aunque no son tan románticas como las posturas cara a cara, las parejas con frecuentes relaciones sexuales gozan de las alternativas que les ofrece la penetración desde atrás.

Al hombre le proporcionan una considerable libertad de movimientos y le permiten alterar con facilidad en ángulo de penetración y manipular el pene sin dificultad. Para las mujeres que poseen el sensitivo punto "g", estas posiciones pueden estimularlas al máximo.

Aquellas que no lo poseen experimentan sensaciones en extremo excitantes.

La posición de penetración desde atrás más conocida y difundida es, probablemente, la que en lenguaje coloquial se llama como "de perro". Se realiza con la mujer arrodillada con las manos en el suelo, o sobre la cama, y su compañero detrás, de rodillas. En esta posición, la vagina se orienta hacia él, quien la presiona. Ella puede modificar el ángulo de la pelvis de varias maneras para que ambos experimenten sensaciones diferentes. Más aún, ella puede columpiarse hacia atrás y hacia delante sobre manos y rodillas.

Ventajas: A pesar de que no hay contacto facial directo, existe buena comunicación con la pareja; además que permite a hombre acariciar manualmente a la mujer al tiempo que le habla. Esta postura resulta muy estimulante para el varón al sentir la presión de las nalgas de la mujer en su pelvis y escroto, y es especialmente placentera si ella junta las piernas, pues así el pene recibe una mayor estimulación. Esta última práctica se consigue gracias a la fuerza que los músculos constrictores de la vagina ejercen sobre el varón, algo utilizado en la terapia de mujeres anorgásmicas. Cuando esta posición es practicada tumbados de lado, siempre se produce una buena estimulación del punto G y es ideal para los hombres que buscan una satisfacción rápida o a los que les cuesta trabajo eyacular, ya que el glande recibe máxima estimulación.

Inconvenientes: dificulta el papel activo de la mujer. Cuando la penetración se hace con ella apoyada sobre sus manos y rodillas, se debe tener cuidado para calcular la profundidad de la inserción. "Como en esta postura la mujer se encuentra flexionada, el pene puede introducirse de tal manera que jale los labios menores de la vagina y eso puede causarle dolor", lo cual se puede solucionar mediante una buena lubricación.

No es aconsejable utilizar esta posición sin antes hacer un precalentamiento o lubricación. Es habitual que en esta postura la cavidad femenina se llene de aire, que posteriormente se expulsa de forma incontrolada.

Variantes:

La mujer está estirada
boca abajo y el hombre
se estira encima de ella
penetrándola.



La mujer se cuelga con sus pies
y sus manos hacia delante
y el hombre por detrás la coge por
la cintura y la penetra.









La mujer se arrodilla sobre la cama y el hombre la penetra como si de un caballo se tratara.

 

 

 

 

La mujer se arrodilla con la cabeza tocando la cama y el hombre por detrás arrodillado sobre la cama también la coge por la cintura y la penetra.

En esta posición de entrada posterior, la mujer se tiende con la vista hacia abajo con el hombre encima de ella. Ella abre sus piernas y soporta su peso con sus brazos. Si ella levanta sus glúteos de la cama ligeramente, quizás con la ayuda de una almohada debajo de sus caderas, entonces será posible una penetración profunda. El hombre también puede recostarse con todo su peso sobre su compañera. Desde esta posición es fácil rodar y llegar a la posición de las cucharas.

La mujer toma un punto de apoyo (mueble, árbol, pared, etc), y el hombre la penetra por detrás de pie. Esta posición es ideal para cuando son alcanzados inesperadamente por la urgencia de hacer el amor.
No requiere mas que una pérdida mínima de ropa si se desea.
La mujer se inclina sobre el mueble disponible más cercano y el hombre entra por detrás.
Es bueno para el sexo rápido y excitante y ofrece a ambos compañeros la oportunidad de envestir el uno al otro una y otra vez.

La mujer se arrodilla sobre la cama con las piernas bien abiertas, y cae confortablemente hacia adelante mientras el hombre entra por detrás. Él puede después acariciar sus nalgas y controlar la profundidad de la envestida. Esta posición es para cuando la mujer comienza a sentirse incómoda con la presión del peso del hombre sobre ella y desea proteger su vientre de las envestidas sobre entusiastas.