Loguito
SosSexo

»Higiene y cuidados en el hombre y la mujer. »Trastornos fisiologicos y sicologicos
»
Enfermedades sexuales : »CLAMIDIA »AFTAS VAGINALES»TRICOMONIASIS »URETRITIS NO ESPECÍFICA »GONORREA»SÍFILIS »HERPES GENITAL »SIDA
»
Métodos de anticoncepcion. »Orientacion sexual.
»
Desviaciones en el comportamiento. »Relaciones en circunstancias especiales.

Anatomia
Conociendonos
Consejos
Historia del sexo
Sexo & Salud
Técnica & Estilo

VISITA NUESTRO SITIO AMIGO: El Pene en Info-Pene.com

Tamaño del Pene

Alargamiento del Pene

La Masturbacion

Posiciones Sexuales

Eyaculacion Precoz

Problemas del Pene

Sexo Oral

Sexo Anal

»ENFERMEDADES SEXUALES

Las infecciones pueden transmitirse mediante el sexo vaginal, oral y anal.
Cualquier persona que practique el sexo puede coger una infección, y es posible que algunas de ellas permanezcan latentes en el cuerpo sin causar síntomas durante varios meses, o incluso más.

Bajo este nombre genérico se engloban una serie de enfermedades que pasan de una persona a otra específicamente por contacto sexual . Antes solíamos hablar de enfermedades venéreas, entendiéndose como tales la sífilis y la gonorrea (blenorragia). En la actualidad son tantas las enfermedades de las cuales se sabe que se transmiten por contacto sexual, que fue preciso  una expresión más amplia para abarcarlas a todas ellas. Según esto las enfermedades de transmisión sexual se pueden clasificar en antiguas y modernas. Las más antiguas son la gonorrea, sífilis, uretritis, tricomoniasis, aftas y ladillas.  Las más serias y también las más modernas, son el sida, herpes genital y clamidia.
  Hace dos o tres siglos, la sífilis azotó todos los continentes y mató a cientos de personas. Hoy  en día, la gonorrea y la sífilis se tratan de forma simple, y es posible curarlas por completo con penicilina. Las ladillas pueden erradicarse con un champú especial, de modo similar a como se eliminan los piojos en la cabeza. Por su parte, la tricomoniasis y las aftas pueden someterse a poderosas terapias específicas que terminan con ellas en muy poco tiempo.
Las enfermedades de transmisión sexual,  producen síntomas diversos y cada una requiere un tipo especifico de tratamiento. Lo frecuente es que se transmitan por:

  • Coito vaginal y/o anal.
  • Contacto bucal con los genitales o el ano.
  • Beso boca a boca.
  • Contacto de la boca o de los genitales con otras zonas de la piel infectadas.

Como grupo , las enfermedades de transmisión sexual pueden afectar a cualquier parte del cuerpo; sus efectos no se limitan a los genitales. Aunque la mayoría de ellas pueden ser tratadas de forma rápida y no dolorosa, su creciente incremento en todo el mundo  hace pensar que hay una gran cantidad de personas que no se ponen en tratamiento todas las veces debidas o que lo hacen demasiado tarde. Casi todo este grupo de enfermedades, si no se tratan y se dejan evolucionar, pueden ocasionar problemas de salud graves. Por ejemplo, en el caso de las mujeres embarazadas, éstas llegan a transmitir enfermedades a sus hijos., cuando esto ocurre, el niño puede nacer gravemente enfermo.

La posibilidad de contraer estas enfermedades, se encuentra en casi todas las personas sexualmente activas y que tienen más de una pareja. El grupo de edad que está más en peligro es la de los 15 a los 30, que es lo que uno esperaría si se tiene en cuenta el modelo de vida de la mayoría de las personas. Durante este periodo, la mayoría buscan una primera pareja con la que establecer una relación duradera. Las cifras se reducen a la mitad después de los 30; y descienden más drásticamente después de los 35, edad en la que muchas personas ya se ha casado o establecido otros tipos de relaciones sexuales duraderas.

No existen vacunas para prevenir estas enfermedades. El único medio eficaz es el cuidado individual. He aquí algunas de las precauciones de prevención que se deben tomar:

  • El preservativo es el medio más importante de prevención de las enfermedades de transmisión sexual, si se usa con espermicidas  vaginales (pomadas generalmente), su efectividad se incrementa notablemente.
  • Las cremas y geles anticonceptivos también ayudan a reducir los peligros.
  • Si al apretar el pene antes del coito sale un líquido de aspecto lechoso, no tenga relaciones sexuales y vaya enseguida a consultar a su médico.
  • Si en un examen de la zona genital y del ano muestran bultos, llagas o una supuración de cualquier clase o alguna otra cosa sospechosa o rara, no mantenga relaciones sexuales y vea a su médico.
  • El lavarse los genitales y la zona anal antes y después del contacto sexual sirve de muy poco, pero no deja de ser una precaución.
  • El orinar después del coito puede ser útil en los hombres, si hay algún organismo  transmisor en la uretra este puede ser expulsado con la orinan. En el caso de la mujer, no sirve de nada, ya que normalmente el organismo productor de la enfermedad se encuentra en los alrededores de la vulva o la vagina.
  • Un control médico rutinario para descubrir enfermedades de transmisión sexual sintomáticas, es de gran utilidad sobre todo para aquellas personas que poseen varias parejas sexuales.

Debido a que las mujeres presentan menos síntomas,  en ellas son más frecuentes  y problemáticas. Por ejemplo, un 60 % de las mujeres que padecen gonorrea pueden no tener ningún síntoma, mientras que el 80 %  ó más de los hombres se percatan rápidamente de que han contraído la enfermedad. Por ello la enfermedad puede afectar durante más tiempo a la mujer y la curación ser más problemática.
Por supuesto, existen enfermedades que son exclusivas de la mujer o mucho más frecuente en ellas: la tricomoniasis, la vaginitis y la enfermedad inflamatoria de la pelvis, por ejemplo.
Como vemos, el tratamiento de algunas enfermedades de transmisión sexual puede ser difícil (en particular la clamidia), debido a falta de síntomas. En las mujeres, un examen pélvico no proporciona un diagnóstico fidedigno de la clamidia; el éxito del mismo depende de los cultivos de secreciones vaginales en los laboratorios. La ausencia de síntomas significa que la infección puede agravarse y dificultar el tratamiento una vez que éste ha comenzado. Lo más importante es que, sin saberlo, un portador quizá difunda la enfermedad entre varias personas, lo que depende de la promiscuidad de su comportamiento sexual.
La fuente de información más cercana para asesorarle sobre un tratamiento especializado de las enfermedades de transmisión sexual es el dispensario. Muchos centros cuentan con un consejero residente que podrá recomendarle un tratamiento, cambiar su estilo de vida y convencerle de que usted tiene una enfermedad de transmisión sexual.

Es importante localizar a todas sus parejas sexuales, y usted debe cooperar con la clínica para encontrarlas.


»
CLAMIDIA

»AFTAS VAGINALES
»TRICOMONIASIS
»URETRITIS NO ESPECÍFICA
»GONORREA

»SÍFILIS
»HERPES GENITAL
»SIDA

La aparición del sida ha provocado, con toda seguridad, una actitud más responsable hacia el sexo por parte de todos. Las estadísticas dicen que en la actualidad se tienen menos parejas sexuales que antes, lo que ha significado un descenso del 70% en los casos de enfermedades de transmisión sexual. Cada vez hay más gente que practica el sexo seguro utilizando espermicidas y preservativos. Cuando mayor sea el número de personas que así lo hagan, más descenderá el número de quienes padecen este tipo de enfermedades.
La clamidia, las aftas y la tricomoniasis son infecciones vaginales, aunque pueden infectar tanto a hombres como a mujeres. De las tres, la clamidia es con mucho la más amenazadora porque su presencia no siempre es obvia y, si no se trata, quizá conduzca a infecciones más graves.